Serpientes y Escaleras.

Justo cuando pensabas que ya tenías la vida resuelta que el éxito era lo tuyo y que nada podía detenerte, pierdes tu trabajo o pierdes un cliente y te sientes como si fueras un tonto que no sabe nada de la vida, que todo es tu culpa y que no sabes que debes hacer para que esto cambie.


¿Adivina qué? no estás solo, a todos nos ha pasado de una u otra forma, y no pasa nada en verdad, aunque los medios nos hagan pensar que la vida es una competencia entre nosotros y en quién hace todo mejor que tú, quién trae cuerpower este año o quienes ya se casaron están teniendo hijos o negocios propios, nada de eso importa y tienes que parar.


Lo único que importa es lo que tú haces contigo mismo y como reaccionas a las eventualidades de tu propia vida y tampoco estar imaginando que hay mejor en la vida de otros, debemos agradecer cada momento y cada experiencia que nos sucede, yo te cuento esto porque ayer perdí un cliente y estaba que me llevaba la chingada, pataleé y refunfuñé horas! hasta que algo me hizo recordar cuando perdí un cliente por primera vez y no fue algo distinto, igual me enojé y lloré un montón, pero lo que si aprendí hoy es que debo ser más cuidadosa con cómo trato mi trabajo y como me protejo legalmente de este tipo de situaciones, hoy ya me siento mejor, he madurado un poco y ahora sé recuperarme de los corajes en menor tiempo, ni modo que no me enoje, soy un ser humano.


Me voy con mi propio consejo para el día de hoy: La vida es como serpientes y escaleras, cada vez que volvemos a la casilla número 1, debemos tomarlo con emoción de que estamos por aprender algo nuevo. xoxo


- MAFA.